18 oct. 2012

Trampantojo

Escalera corredera libreria





Queremos presentar una forma diferente de decorar una pared: un trampantojo.

En este proyecto el cliente de Balda disponía de una sala con una gran pared en la que se instaló una librería de doble altura modelo Clara con una escalera corredera que permite acceder a la parte superior.

Dado el peso visual que iba a tener la librería se eligió hacerla en laca para que resultara más ligera y para no restar protagonismo a los libros;
los volúmenes de las colecciones, perfectamente ordenados, decoran suficientemente la estancia.

Impresiona ver el conjunto: en la parte derecha una fantástica librería con escalera repleta de libros, y en la parte izquierda, como si se tratase de la continuación (o de un reflejo) del mueble, el mismo efecto logrado con un magnífico trampantojo.

Como su propio nombre indica (trampa a los ojos) es una técnica pictórica que pretende engañar al espectador dando sensación de realidad. En muchos casos hay que valerse del tacto para persuadirse de que es una pintura…

Se trata de un recurso muy antiguo. Durante el siglo XVII, su época de mayor brillo, se usó tanto en la pintura como en la decoración de bóvedas, techos y muros de edificios. El empleo de esta técnica está dirigido a ocultar defectos, decorar, ampliar o simplemente alegrar una pared, una estancia o una medianería.

Consideramos que está plenamente conseguido. ¿Qué opináis? ¿Alguna idea? Balda os puede ayudar a realizarla.