28 abr. 2012

Tradición y colorido en un cuchillo. Descubre Opinel.


En estos días hemos recibido en la tienda un paquete recién llegado de Francia, contenía nuestro encargo a la firma OpinelCuchillos, cuchillos dentados, cuchillos para la verdura, peladores de verdura, cuchillos para untar, navajas… Desde que vimos este producto supimos que lo queríamos tener en la tienda. Lo que más nos llamó la atención es cómo un producto tan tradicional podía resultar novedoso y atractivo. Todos los cuchillos de la marca tienen el mango de haya o cerezo natural, sin embargo, han sabido modernizar el producto dándole un baño con los colores más acertados.
La historia de Opinel comienza cuando su creador, un afilador que se dedicaba a la fabricación de herramientas para la agricultura, contaba con 18 años. Cuentan que fabricó una navaja para sus amigos. Su popularidad creció rápidamente, hasta tal punto que hoy se fabrican alrededor de 3 millones de unidades anuales y son los miembros de la familia Opinel quienes continúan al frente de la firma.
Como curiosidad os contaremos que su famoso emblema de “La mano coronada” ya estaba presente en los primeros modelos. Por aquel entonces, era habitual que los maestros cuchilleros tuvieran un distintivo de fabricación para identificar origen y calidad. Los tres dedos representan las reliquias de San Juan Bautista, que Santa Tecla de Iconio trajo de Alejandría en el siglo VI. Este sello es negro si la hoja es de acero al carbón, y rojo si es de acero inoxidable.
También, es singular saber que Picasso lo usaba para esculpir, Alain Colas escapó de la muerte cuando cortó con una navaja Opinel una cuerda que le cogía la pierna y Éric Tabarly sólo juraba por su Opinel.
Os dejamos un vídeo donde puede verse el proceso de fabricación y observarse el cuidado y la calidad de este producto.